enero 15, 2013

Los jóvenes en la época romana

Según la leyenda, la ciudad de Roma fue fundada por Rómulo (y su hermano Remo, según algunas versiones) en el año 753 a.C. Aunque las pruebas arqueológicas indican que existió vida humana en este lugar con anterioridad, un extenso asentamiento humano bien podría datar de esa fecha. Se han encontrado en la colina Palatina muestras de una aldea de la Edad de Hierro, de mediados del siglo VIII a.C. La leyenda del rapto de las sabinas y la consiguiente fusión de romanos y sabinos, también se apoyan en los restos arqueológicos constatados.

No sólo la fundación de Roma está ligada a Rómulo y Remo, sino toda la presencia juvenil está indisolublemente ligada a estos hermanos. Dos gemelos con un origen común, pero con destinos muy diferentes, que recuerdan la historia bíblica de Caín y Abel.

Recordemos que la leyenda nos cuenta que luego de vengar la muerte de su madre, Rea Silvia y de restituir el reino de Alba Longa a su abuelo Numitor, Rómulo y Remo deciden fundar una ciudad junto a sus compañeros, todos ellos jóvenes y hombres; esa ciudad era Roma.

Los jóvenes que los acompañaron en la fundación de la ciudad eran todos de origen humilde; eran considerados siervos y rebeldes, por lo tanto, el rey Numitor consideró oportuno mantenerlos alejados de su reino. Ante esto Rómulo y Remo deciden crear un lugar sagrado como asilo para los rebeldes y lo dedican al dios Asilo. En este espacio sagrado no había diferencias; a todos se les garantizaba el derecho a asilo en condiciones de igualdad.

Esta situación, sumada al origen de Rómulo y Remo marcan las características de un tipo de jóvenes que va a jugar un rol determinante en la historia de Roma. Como es sabido, la mitología nos narra que Rómulo y Remo en sus primeros años fueron amamantados por una loba y criados por pastores, en contacto directo con la naturaleza salvaje.

Al igual que en la antigua Grecia, en los jóvenes romanos hay una verdadera pasión por la caza, la que junto con la esgrima y la equitación representaban ejercicios para mantener el cuerpo. Las cacerías en las que incursionan Rómulo y Remo siempre estaban acompañadas de grupos de jóvenes, los que luchan y pelean por los derechos de pastoreo. En cada una de estas incursiones, Remo se muestra más valiente que su hermano.

Loba Capitolina
Con el correr de los años comienzan a verse las diferencias entre ambos hermanos, las que terminan con el asesinato de Remo a manos de Rómulo, la que fue vista como una señal premonitoria de las futuras guerras civiles que Roma sufriría posteriormente.

Durante su desarrollo, Roma no estuvo lejana a los problemas propios de su población juvenil. Ya en esa época existían pandillas de jóvenes, destacándose los lupercos, admiradores de la leyenda de Rómulo y Remo.

Los lupercos practicaron un verdadero culto al nudismo en sus ritos y fiestas juveniles, especialmente en las festividades denominadas lupercales (febrero), las que eran consideradas como un ritual de purificación y fecundidad.

Además de las lupercales, en Roma había todo un conjunto de ritos de iniciación para el mundo juvenil de ambos sexos, en los que ocupaba un lugar destacado la diosa Iuventus, el cual proviene el concepto "juventud".

La juventud era considerada una etapa de la vida. En la antigua Roma se era puer hasta los 15 años; la adolescencia (adulescentia) se extendía entre los 15 a los 30 años y la juventud (iuventa) de los 30 a los 45 años. Esta extensión (aparentemente excesiva) del período juvenil está íntimamente ligada a otra institución romana, la patria potestas, "el poder de los padres".
"No es casual que Roma haya sido definida como una 'ciudad de padres': una ciudad donde los padres no sólo tenían hacia sus hijos el derecho sobre su vida y su muerte, sino que también podían organizar bajo esta potestad todas las fases de la vida de los hijos hasta que, después de la muerte de los padres, aquéllos se conviertan a su vez en padres de familia, para reproducir y practicar los mismos mecanismos de poder a los que anteriormente habían estado sometidos"
(Giovanni Levi y Jean-Claude Schmitt. Historia de los Jóvenes. Taurus, España, 1996)

La situación de las mujeres era diferente; no estaban clasificadas por su edad, sino por su condición física o social. Ellas eran físicamente virgines antes del matriomonio, socialmente uxores después del mismo, y matronae cuando tenían hijos.

En el caso de los jóvenes hombres, ritualmente el inicio de la juventud coincidía con la toma de la toga viril y el término de la misma, en el caso de los jóvenes de clase alta, cuando comienzan a hacerse cargo de las primeras magistraturas, entrando en el mundo de los adultos.

Desde la toma de la toga viril para los jóvenes romanos comenzaba el Tirocinio (tirocinium), una especie de aprendizaje de la vida de los adultos. En su origen el Tirocinio era fundamentalmente un aprendizaje de tipo militar y posteriormente se extendió a la retórica y a la política.

Durante el Tirocinio se destacaban las cualidades de los iuvenes tales como el coraje, la arrogancia e incluso la ferocidad, todas estas cualidades se denominaban con el término griego ferocitas, sin embargo, el ejército romano era gobernado por férreas reglas de disciplina, las que eran más importantes que la ferocitas. Incluso si algunos jóvenes demostraban que no anteponían la disciplina a la ferocitas, eran considerados peligrosos o insubordinados.

A diferencia de la antigua Grecia, en Roma la relación entre los jóvenes y los ancianos era ambigua. Por una parte, se encontraba el Senado, constituido como asamblea exclusiva de ancianos y órgano destinado a ayudar a gobernar al joven Rómulo, y por otra, el mismo Rómulo creó su propia guardia personal formada por un exclusivo grupo de jóvenes, éstos eran los celeres, es decir, los más veloces.

La existencia de los celeres contribuyó a definir como tiránico el último período de Rómulo, el que se opuso abiertamente a la asamblea de ancianos, desoyéndolos y no siguiendo sus consejos. A la muerte de Rómulo no sólo los celeres quedaron atónitos y mudos, sino la romana pubes completa (todos los jóvenes romanos), más aún cuando una de las versiones señala que Rómulo fue asesinado por los propios patres, haciendo pedazos su cadáver, el que nunca fue encontrado.

Posteriormente, bajo el Imperio, Roma contó con diversas organizaciones juveniles de carácter territorial vinculadas a las regiones y distritos en que se dividía la ciudad.

Fue idea de Octavio Augusto la creación de estas asociaciones de iuvenes, a partir del modelo griego de los efebos y de los neoi. Su objetivo principal era la preparación militar. Este tipo de organizaciones era fomentada por la autoridad política, creándose incluso el cargo de praefectus iuventutis (prefecto de la juventud).

Estas organizaciones participaban activamente en los Iussus Iuvenum ("espectáculos juveniles"), los cuales eran preparados anualmente por las organizaciones juveniles en varios lugares de la península Itálica, protagonizando competencias de todo tipo.

En el plano político, los jóvenes participaban activamente a través de organizaciones, como lo demuestran los manifiestos electorales de Pompeya donde los jóvenes hacían propaganda a favor de algún candidato a la suprema magistratura de la ciudad. Estos candidatos, apoyados por los jóvenes se destacaban por ser dignos, honrados y... jóvenes, con lo cual queda demostrada la solidaridad generacional.

Fuente. Mario Sandoval M. Jóvenes del siglo XXI: Sujetos y actores de una sociedad en cambio. Santiago, Ediciones UCSH, 2002.
"Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante; y el que comprendiendo no actúa, tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra." Rodolfo Walsh (1927-1977), periodista, víctima de la dictadura militar argentina

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...